27 de marzo de 2010

Para los miedosos de la telefonía móvil

Nadie dijo que la ciencia no fuese dura. En el futuro quizás tenga que exiliarme de forma obligatoria en el extranjero por un año, y uno de los lugares que estuve mirando fue el King's College de Londres. Finalmente está descartado pero os traduzco una de las investigaciones que han publicado en su boletín anual. Me la topé mientras miraba en la web del Institute of Psiquiatry para ver qué hacían. Muy útil en las reuniones sociales porque el número de magufos con los que te encuentras es directamente proporcional a la tirria que tienes a la gente pedorra.

Los informes acerca de la sensibilidad electromagnética -síntomas como dolor de cabeza, náuseas y sensación de hormigueo, causados por los aparatos eléctricos - causados por los aparatos eléctricos- se han incrementado dramáticamente en Gran Bretaña en los últimos años. Se estima que el cuatro por ciento de las personas en el Reino Unido tienen estos problemas sin explicación médica cuando viven cerca de las líneas eléctricas o de las antenas de telefonía móvil, o cuando usan computadoras y teléfonos móviles,por ejemplo.

La Unidad de Investigación sobre Telefonía móvil en el Institute of Psichiatry lleva a cabo un programa de investigación para obtener más información acerca de los síntomas atribuídos a las señales de telefonía móvil y otros campos electromagnéticos.
El trabajo se realiza con el apoyo de becas de investigación del programa de Telecomunicaciones Móviles e Investigación en Salud del Reino Unido.

Y hasta ahora, los estudios han encontrado que las personas que se quejan de los síntomas cuando usan teléfono móvil no reaccionan de forma diferente a señales genuínas o falsas en las sesiones de prueba.
Un estudio llevado a cabo por la Unidad demuestra que el 63 por ciento de los participantes que dijo que reaccionaron a los teléfonos móviles creía que una señal estaba presente cuando en realidad no lo estaba. Estas señales falsas dispararon síntomas de la misma manera que las señales de telefonía móvil auténticas durante las sesiones de pruebas, realizadas en condiciones de "doble ciego", cuando ni los investigadores ni los participantes sabían si las señales estaban siendo transmitidas o no.

"No encontramos pruebas que indiquen que la sensibilidad autoevaluada a las señales de los teléfonos móviles tenga una base biológica ", dijo James Rubin, de la Unidad, quien dirigió la investigación. "Esto está en consonancia con los resultados de la mayoría de pruebas en anteriores estudios sobre sensibilidad electromagnética - que no hay ninguna diferencia en la gravedad de los síntomas provocados por la exposición activa a los campos electromagnéticos o la exposición a un placebo.

Pero si un campo electromagnético no causa los síntomas, ¿qué lo hace? El Dr. Rubin
piensa que los problemas pueden ser el resultado de un 'fenómeno nocebo' - un efecto negativo causado por la sugestión o creencia de que algo es perjudicial. "Los factores psicológicos pueden desempeñar una parte ", dijo.
Otra explicación es que las enfermedades crónicas u otro problema de salud podría provocan los síntomas. Un estudio llevado a cabo por la Unidad comparó la salud de 71 personas que informaron sobre la sensibilidad a la telefonía móvil y la salud de 60 personas que no tuvieron problemas. Diecinueve de los sensibles a las señales de telefonía móvil también tenían síntomas que se disparaban en presencia de otros campos electromagnéticos. Los que manifestaron la mayor electrosensibilidad también experimentaron más casos de depresión y peor salud general, y fueron más propensos a preocuparse por cosas como la comida contaminada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario