20 de julio de 2006

La triste historia de Manolo (I)

Era fan de Judas Priest. Y se le notaba por fuera. En su web y en el messenger se hacía llamar Ojete Profundo. La página principal de su web cambió varias veces, pero recuerdo que la imagen más memorable que puso era un collage con un perro copulando con un cerdo y Hitler crucificado, o un Cristo y un Hitler al lado, o algo así. Ya no existe esa web. En ella escribía paranoias y poemas, en los que yo siempre percibí un toque naïf-atormentado que me parecía realmente bueno. Pero siempre le reprocharé que no colgara su relato de la Chuleta Sangrienta, pues así podría releerlo (creo que sólo se conserva una copia en papel en manos de una amiga común que lo guarda en su cartera como oro en paño). Era una obra maestra del porno-gore y no creo que haga falta insinuar de qué iba el argumento... Ojete Profundo estuvo tirándome la caña (no piqué) y aparte de rosas electrónicas y un poema infame por Sant Jordi lleno de tópicos que desmerecía su gran obra truculenta y que me decepcionó lo indecible, recibí de él dos cedés, uno lleno de imágenes, juegos y frikadas que titulé Manolo’s World y que vale su peso en oro, y otro cedé con música y paranoias grabadas por él. Este recopilatorio se llamaba “Coro de voces esfinterianas”, y le hice una portada apropiada, en la que se ve una tortuga follándose un casco de mili. Creo que la mejor descripción de la personalidad de Ojete Profundo es hacer una breve descripción de las canciones incluídas en ese disco, que por cierto, no sólo recibí yo, era una simple copia de amistad:
Guercom 2000: Es que por ese año andaba la cosa; me lo dio en el 2001, creo. La introducción dice así:
“Desde tiempos inmemoriales el hombre ha convivido con el mundo mineral. No obstante, el descubrimiento de la patata brava, que tal dependencia no se vio resquebrajada por los despeñaderos de la incontinencia intelectual, y ensortijada con el manto helado de la deslealtad, fuegos de piedra cortan los mares en dos. Guercom to the año 2000”.

Lo cual no tienen ningún sentido, ¡pero es que no lo tenía, y además la voz está tan mal grabada que es difícil transcribir sus palabras! Y añade un chillido agudo sampleado que parece sacado de “The Twilight zone”.

Merri Krisnas: Ensalada de bostezos, gemidos, acoples de guitarra, rasgueos, y sonidos de bestia de ultratumba cantando, “¡¡¡MERRI MERRI MERRI KRISNAS, MERRI MERRI MERRI HOSTIAS!!! Y así durante 8 minutos, acompañándolo con la guitarra eléctrica. No miento, es así.

La princesita Aurora: entrañable relato recitado con voz pitufil sobre la “princesita Aurora, que tenía las braguitas de color....¡ROJITO!"...Lástima que no se entienda ni gorda con esa voz, para ya es tronchante que se logren descifrar cosas del estilo: “ Cómo me gusta la princesa Aurora, lleva un vestido real”, “ Me gustan tus tetas, las dos, princesa...”, y enlazando con lo de las tetas acaba cantando “La gallina piruleta”, la canción de “Ramona, te quiero”, y finaliza resumiendo “qué mierda de canción me ha salido”. Está más allá de toda descripción, es algo totalmente A-DO-RA-BLE.
Papi cachondo: otro solo de guitarra adobado con frases estilo “puta mierda, soy malo”. Sin comentarios.
Fast enjaenkulation: solo chirriante (descrito al principio como “virtuosismo dedal”).
El lamento del vampiro: excelente poema que asusta a cualquiera por el grito que pega al principio, y que yo, admirada, primero atribuí al Ojete, hasta que me informó que era un poema de Leopoldo María Panero, un poeta terminal al que realmente debió estimar. Pero quien ama un poema es porque en su corazón lo ha escrito él, así que yo lo considero manonil 100%:

Vosotros, todos vosotros, toda
esa carne que en la calle
se apila, sois para mí alimento,
todos esos ojos
cubiertos de legañas, como de quien no acaba
jamás de despertar, como
mirando sin ver o bien sólo por sed
de la absurda sanción de otra mirada,
todos vosotros
sois para mí alimento, y el espanto
profundo de tener como espejo
único esos ojos de vidrio, esa niebla
en que se cruzan los muertos, ese
es el precio que pago por mis alimentos.

Niu Horaizons 666: calmada balada de guitarra.

En mis manos poso los excrementos: otro poema de Panero, que afortunadamente he podido encontrar en el gúguel (porque la verdad es que transcribir la voz de ogro de la grabación hubiera sido imposible):

En mis manos acojo los excrementos
formando con ellos poemas
cerca estoy ya de donde sopla el viento*

Mi ano es todo lo profundo
solo construye un mundo
un niño baila en el dibujo
como la rosa de lo inmundo.

(I) Variante: fiel a la rosa de lo inmundo.

Los labios de los hombres
dicen que la mujer es bella
y mienten.
Sin embargo tú eres bella como de la mujer
dicen los libros y las leyendas
y pensé en besarte al amparo de la muerte
única segura compañera
y eyaculé sangre pensando que me amabas.
Hoy de aquella Zaragoza que la amistad nombró
sólo queda
sobre la mesa un ejemplar sin vida
de "vida ávida" de Ángel Guinda
y unas voces que oigo en las pesadillas.

He encontrado estas notillas en esta web que no sé si corresponden al propio autor.:

*Notas al poema; comentario de algunos puntos oscuros.
"cerca estoy ya de donde sopla el viento". El viento es aquí un
símbolo de la nada, de lo que borra toda esencia, de esa
indiferencia que también se llama muerte allí, en el paraíso,
"odres de vino de mi nombre están llenas" siendo en este caso
"mi nombre" mi alma.
Y sin embargo "mi ano es todo lo profundo": esto es, no hay
metafísica alguna excepto la rosa de lo inmundo.

La gran rayada: otro solo de guitarra

Ke te voy a kanear: Romantiquísima conversación con voces fingidas que habla por sí sola:

-Hola, guapetona (habla la voz masculina, firme y sensual acompañada siempre de muchos sonidos guturales)

-H-o-o-la (la voz atiplada de pija mojigata)

-¿Bailas, chata?

-...Es que me duelen los pies.

-Ay...te voy a comer todo lo negro.

-Oig..., ¿los sobacos?

-Lo negro....¡¡ÑAM!!

-Oy, mira que se lo digo a mi novio...

-...Lo negro... ¡¡ven pacá!!

-Aaay...déjame...

-Que vengas, te he dicho.

-Ay, me haces daño, suelta (con muy poco entusiasmo)

-¿Qué, te gusta?

Y se oyen más altos los samples de chillidos femeninos de fondo

-Mehehehehee(la voz masculina)...No chilles, que sé que te gusta, TOMA.

-...Ya te sueltas ¿eh? (...) Espera, me saco el cinturón (...)Toma guarra, sufre...(...) Dolor es placer (...) Tú y yo, tu dolor es mi placer (...) Arg...

¿Verdad que no hace falta comentar nada?

La nana de Chikito: sampler de chiquitadas.

Himno a Satán: también es un poema de Panero, y es que su escatología le cuadraba bien a Manolo.

Tú que eres tan sólo
una herida en la pared
y un rasguño en la frente
que induce suavemente a la muerte:
tú ayudas a los débiles
mejor que los cristianos
tú vienes de las estrellas
y odias esta tierra
donde moribundos descalzos
se dan la mano día tras día
buscando entre la mierda
la razón de su vida;
yo que nací del excremento
te amo
y amo posar sobre tus manos delicadas mis heces.
Tu símbolo es el ciervo
y el mío la luna:
que caiga la lluvia sobre
nuestras faces
uniéndonos en un abrazo
silencioso y cruel en que
como el suicidio, sueño
sin ángeles ni mujeres
desnudo de todo
salvo de tu nombre
de tus besos en mi ano
y tus caricias en mi cabeza calva
rociaremos con vino, orina y sangre
las iglesias
regalo de los magos
y debajo del crucifijo
aullaremos.


Pussy rider: la musiquilla del coche fantástico con pusis de por medio. Era obvio, ¿no?
I salute you: no podía faltar, en todo disco íntimo masculino, un eructo. “Perdón, no ha sido nada...”


Pedos XXI: escena divertidísima en que Manolo, hablando de pedos, es interrumpido por su hermana, cantando, aunque Manolo no para la grabación...

-Y ahora, como paréntesis…

-(Hermana de Manolo): ¡¡HORACIO, QUÉ, QUÉ, QUÉ....!!

-...musicaloide...¡¡CALLA, COÑO, FUERA!! !!...Vamos a ver los tipos de pedos. En primer lugar....-y se pone a hablar del pedo común, el pedo de salón, el pedo de la oficina, el pedo con regalito (o pedo jugoso), el peo mañanero (o pedo agoísta, porque a nadie le gusta compartirlo), el pedo que se aplasta con la silla, y el pedo que te hace doler la raja. Todo ello explicado de forma muy amena, didáctica y fluida, con ejemplos sonoros y la hermana cantando de fondo.

Seek & Destroy: solo de guitarra en el que no veo el Seek & Destroy por ningún lado...

The Final extasis: de fondo, la música de “Ecstasy of Gold” de Morricone, para quien no sepa, los coros de la famosa escena de “El bueno, el feo y el malo” en que el Feo corre entre las lápidas del cementerio. ADORO esa canción y fue una sorpresa mayúscula encontrármela en el disco de Manolo, realmente me caló hondo esa comunión..Manolo agradece la colaboración....DE NADIE...Y deja entrever que había muchos otros tesoros escondidos: "Iba a hacer una grabación de la anterior cinta, pero hay por ahí un cabrón que me grabó encima un especial power gay. Que dios le tenga muchos años esas tendencias sobrenaturales...”. Y cuando la canción progresa y llega la clímax, “Esto me recuerda a cuando iba por los prados con Pancho Villa, fumando cigarros con Clint Eastwood”... En fin...¿verdad que es envidiable? Y el genial disco acaba con una amenaza: “La próxima vez será mucho PEOOOOOOR!!! Pero pobre Manolo, qué lejos estaba de saber que no habría próxima vez...
Y como colofón, unas canciones de Galindo (el que deja a Manolo Kabezabolo de héroe de la lírica) estupendas, como “Mi enfermedad” y “El piano sonará”. Pero cuánta poesía urbana: “Tengo una enfermedad que hay que apagar, mi mono de rock&roll”, “me tomaré poco a poco mi dosis de rock&roll”, “con esta canción vendrá el alcohol y el piano sonará en un snack bar”...

Qué bellos recuerdos me hace despertar ese disco y esa época.
¿Realmente hace falta que hable más de cómo era Manolo?

2 comentarios:

  1. Dios mio, lo que me he llegado a reir leyendo esto. Jajaja, muchas gracias :D

    ResponderEliminar
  2. Gracias a tí, eso es lo mejor que le pueden decir a un blogger. ;)

    ResponderEliminar